El ritmo de vida actual nos exige delegar funciones, sobre todo las domésticas, para poder centrar la atención en otros asuntos que requieren de más tiempo.

Se dice que la tecnología se desarrolló para facilitar la vida a la población, y en muchos casos es así. Sobre todo en cosas que hoy vemos comunes como el ajuste de la temperatura.

La molestia de estar cambiando la temperatura del termostato de casa cada vez que hay un cambio en el ambiente, hace que durante la mayor parte del tiempo estemos a una temperatura incómoda. La posibilidad de programar el tiempo de encendido de la caldera a diferentes horas alivia mucho el trabajo, produce ahorro energético y aumenta el confort, y eso solo es posible con un termostato programable.

Ahorro energético rentable

Hay una amplia variedad de termostatos programables en el mercado con precios totalmente diferentes. Lo mejor es optar por uno que cumpla con las funciones mínimas que se van a usar.

Con esta herramienta, el usuario puede hacer un mejor uso de la energía dentro de su casa, lo que permitirá reducir el gasto mensual. Este tipo de dispositivos puede conseguir hasta un 40% de ahorro en la factura eléctrica.

Se pueden encontrar termostatos analógicos, digitales e, incluso, los de última tecnología que operan a través de Wi-Fi y pueden ser controlados a distancia a través del smartphone.

Funcionamiento de un termostato programable

Los analógicos mecánicos no dan la posibilidad de programar el encendido de la caldera a diferentes horas, así que los digitales ofrecen mayor funcionalidad para una mejor distribución del calor y del frío.

Un termostato programable permite configurar que la caldera se encienda una vez o varias veces al día, además de la programación de un horario para toda la semana.

Es importante saber que por cada grado que se aumente en la temperatura del hogar, el gasto en consumo de energía se eleva alrededor de un 7%.

Se conseguirá una mayor gestión de los recursos contando con un sistema que permita usar el móvil como controlador y mando a distancia de sus equipos, como sucede con los termostatos WiFi.

Recomendaciones de instalación

Generalmente, este tipo de dispositivos requiere una conexión eléctrica con la caldera, sea éste inalámbrico o no, por lo que es recomendable contratar a un especialista para que instale el equipo.

Lo que hay que tener siempre en cuenta es colocar el termostato en un lugar donde exista una temperatura medianamente estable y que la señal del Wi-Fi llegue de forma constante. De esta forma habrá menos posibilidades de que el equipo se desprograme, ya sea por desconexión del router o por un fallo en la medición de la temperatura.

Es importante comprobar que el termostato a comprar sea compatible con la caldera de nuestro hogar, lo que se evitará gastos excesivos y baja productividad del sistema de climatización.

Precio de un termostato programable

Hay marcas con tradición en el mercado como Honeywell y Saunier Duval, así como otras compañías competitivas entre las que se encuentran Delta Dore, Finder, OEM, Jerrybox, Danfoss Randall y Netatmo, entre otras.

Como comentamos anteriormente, es necesario establecer cuáles son las prioridades de cada uno a la hora de elegir el mejor termostato, pero teniendo en cuenta también que se adapte al presupuesto del usuario.

Los precios de los termostatos digitales programables pueden fluctuar de 11 a 33 euros, y factores como el alcance operativo y la maniobrabilidad del equipo harán la diferencia para poder elegir.

Sin duda, los equipos Wi-Fi ofrecen una mayor autonomía al usuario para controlar la calefacción del hogar. Kelvin, Momit, Celsius e Inspire Home Automation son otras marcas que, junto a las mencionadas anteriormente, lideran el mercado.

La ventaja de este tipo de equipos, que se pueden encontrar a un precio entre 90 y 234 euros, es que con el PC, con el móvil o con una tablet es posible controlar a placer el termostato del hogar o de la oficina.

Empiezan a aparecer en el mercado termostatos que se integran con las rutinas del hogar. Son considerados como «inteligentes» puesto que aprenden los gustos del consumidor y se ajustan automáticamente para satisfacerlos, produciendo el máximo ahorra de energía posible sin comprometer el máximo confort.

Sistemas como Evohome, de Honeywell, o los que ofrece Airzone, Netatmo, Tado o Nest permiten este tipo de confort. Su precio oscila entre 180 y 350 euros.

Opiniones de los usuarios sobre los termostatos programables

El grado de satisfacción de los usuarios queda patente en sus opiniones sobre un termostato programable tras haber adquirido uno.

Salvo apreciaciones que afectan más a la calidad de los materiales o la dificultad de manejo de algunos modelos, la gran mayoría de compradores online que han incorporado uno de estos dispositivos a su sistema de calefacción o de aire acondicionado ratifica el ahorro eléctrico y la felicidad que produce el no tener que levantarse a ajustar la temperatura continuamente.

Si es o no una inversión rentable lo determinará el uso que se le dé al sistema de climatización y las características del producto, pero hay muchos modelos baratos que cumplen su función a la perfección.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…