Para muchos, tener un coche es vital para poder realizar las labores diarias, así que su cuidado y mantenimiento con obligatorios para garantizar su correcto funcionamiento.

El motor de un automóvil es comparable con el corazón humano: sin él la máquina no podría andar. Si no está en perfecto estado, comenzarán a presentarse fallos.

Una de las piezas fundamentales para el motor es el termostato que regula la temperatura de funcionamiento del mismo, manteniéndolo en los 90° C. Se encuentra ubicado en un conducto que va desde el motor al radiador y, desde esa posición, ayuda a distribuir el líquido refrigerante para mantener la temperatura adecuada en el vehículo.

Cuando el motor del vehículo está frío, el termostato se encuentra cerrado. Eso ayuda a la acumulación de aire caliente para que se pueda alcanzar la temperatura deseada.

Tras alcanzar la temperatura, el termostato se dilata y permite el flujo del líquido refrigerante, que contrarresta el calor que emana de la combustión interna.

Tipos de termostato para coche

Dependiendo del coche que se posea, éste tendrá un determinado termostato. En la actualidad existen dos tipos que son los más conocidos: de fuelle y de cápsula.

Termostato de fuelle

El termostato de fuelle tiene forma circular y está hecho de latón. Dentro contiene alcohol, que, debido a sus propiedades, al ponerse en contacto con el refrigerante caliente permitirá que el fuelle se expanda y, por ende, la válvula.

Termostato de cápsula

Por su parte, el termostato de cápsula utiliza una cera especial, en lugar de alcohol, que siempre permanece en contacto con el refrigerante. Cuando empieza a calentarse el líquido, la sustancia se expande.

Este proceso provoca que la válvula que cierra el paso entre el motor y el radiador se abra para que el líquido pueda pasar y mantener la temperatura del coche estable.

Los termostatos de cápsula son, en la actualidad, más comunes que los de fuelle. Hay usuarios que se preguntan si es mejor actualizar los que son más antiguos, pero para ello es necesario leer el manual y preguntar a un especialista.

¿Qué pasa si se daña el termostato del coche?

Como todas las piezas de un vehículo, el termostato sufre un desgaste. A la larga, debe ser reemplazado como todo lo demás para preservar la vida del coche.

Si se deja pasar esa eventualidad, se pueden presentar, principalmente, dos fallos: si el termostato queda cerrado, la temperatura del motor se eleva mucho más de lo que puede aguantar, afectando severamente a su funcionamiento.

Si el termostato queda abierto, los componentes no podrán alcanzar la temperatura óptima para su funcionamiento y el conductor notará que el coche no tiene suficiente potencia.

En ambos casos, es el motor el que sufrirá las consecuencias y su reparación será bastante costosa.

¿Cómo saber cuándo hay que reemplazar el termostato?

Es difícil saber cuándo debe ser reemplazado el termostato del coche. Sin embargo, hay varias señales que se deben tener en cuenta para realizar el cambio.

Por otro lado, hay que decir que es recomendable hacer un cambio, como máximo, pasados los 2 años de uso.

Uno de los indicios que podemos observar en el vehículo es el aumento excesivo de la temperatura por encima de los 90°C. Para verificarlo rápidamente, se puede tocar el manguito inferior del radiador con cuidado. Si está frío, significa que al radiador no le está llegando líquido. Por tanto, el termostato se encuentra cerrado y sin poder abrirse.

Otro de los síntomas de que el termostato puede estar presentando problemas es que registre cambios bruscos de temperatura. Podría ser que el termostato esté perdiendo su flexibilidad y no permita que el refrigerante circule con fluidez por el motor.

Recomiendan los expertos que, al sustituir el termostato, se debe tener en cuenta que hay otras piezas, como el radiador, la bomba de agua o las mangueras, que también deben ser cambiadas.

¿Dónde se consiguen y cuál es su precio?

Antes de adquirir uno, es necesario revisar el manual de usuario para saber las especificaciones técnicas del termostato que tiene su vehículo. Si no, preguntarle al mecánico de confianza que revisa su coche con regularidad.

Existen muchas marcas de termostatos para coche y muchos precios diferentes. Los termostatos Valeo, Walher, Febi, Crown o Blueprint pueden encontrarse entre los 9 y 32 euros en tiendas de repuestos físicas y online.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…