El termostato de calefacción es un aparato indispensable en muchos hogares, especialmente en la temporada de invierno. Es una garantía de confort, comodidad y ahorro energético en viviendas y oficinas.

Se utilizan como una forma automática de regulación de la temperatura. Dependiendo del tipo de termostato, el manejo puede ser local o remoto, pudiendo especificar la temperatura deseada a través de un teléfono móvil o de una tablet.

Lo más usual es que se encuentren instalados en el lugar más importante o principal de la vivienda, donde generalmente se encuentra la mayor carga térmica (puede ser el salón o el comedor).

Tipos de termostatos de calefacción

Termostatos Mecánicos

Estos termostatos existen desde hace muchos años. Su funcionamiento es totalmente analógico mediante mecanismos como tiras metálicas. Están equipados con una rueda que, al girarla, permite elegir la temperatura para aumentarla o disminuirla.

Las tiras metálicas pueden ser de bronce, hierro o acero (combinando dos metales diferentes), y hacen contacto cuando se doblan por efecto de la temperatura. Gracias a ellos se apaga o se enciende la caldera cuando la temperatura llega al valor especificado por el usuario.

La ventaja es que tiene un funcionamiento muy sencillo y es más baratos, pero es un mecanismo obsoleto que no ofrece tantas funciones como los modelos nuevos.

Termostatos digitales de calefacción

Las diferencias principales con los anteriores radican tanto en su funcionamiento interno como en las funciones que ofrece a los usuarios. Lo termostatos digitales utilizan sensores electrónicos para regular la temperatura de la calefacción.

Los termostatos digitales pueden ser programados para que la temperatura se modifique a determinadas horas. Dependiendo del tipo de termostato digital que se utilice varían las opciones. Algunos de ellos permites programar temperaturas diferentes en diferentes zonas de la casa.

Tipos de termostatos digitales para calefacción

En los termostatos digitales también hay diferencias que hacen varias sus precios y sus funciones.

Termostato WiFi para calefacción

Entre los modelos más modernos se encuentran los que tienen WiFi incorporado. Esta es una gran ventaja ya que gracias a ello los usuarios pueden programar las temperaturas de sus hogares remotamente estando en cualquier lugar.

La manera de utilizarlo también es sencilla, basta con tener un ordenador conectado a internet o un dispositivo móvil Android o iOS que permita descargar e instalar las aplicaciones que sirven para controlar el termostato.

Termostatos modulares

Los termostatos modulares controlan la temperatura de los radiadores de forma local. Se utilizan para regular el calor ambiente del lugar en el cual se encuentran instalados los radiadores, enviando señales de demanda o de paro a la caldera.

Consejos de instalación

Es necesario tener en cuenta algunos aspectos para instalar los termostatos de calefacción en el hogar. Lo recomendable es instalarlos en los lugares con mayor carga térmica, a una altura aproximada de 1,50 – 1,80 m del suelo.

Es importante evitar que se ubiquen cerca de alguna fuente de frío o de calor que pudiera alterar la medición de la temperatura impidiendo que cumpla correctamente con sus funciones. Por lo mismo, no debe instalarse en zonas donde el sol incida de forma directa.

Precio de los termostatos de calefacción

Los termostatos de calefacción suelen tener precios dispares que varían dependiendo de si se trata de un modelo mecánico o uno digital. Si se trata de un modelo digital también se pueden encontrar varios precios que en función de características como la comunicación WiFI o la marca del dispositivo.

Generalmente, los mecánicos son los más baratos debido a que su tecnología es simple. Pueden encontrarse desde 10 euros. Por otra parte, los digitales pueden tener un coste superior a los 100 euros, el cual aumenta en relación a las prestaciones y funcionalidad.

Opiniones de los usuarios

Los termostatos de calefacción son mucho más que un lujo, son una necesidad cuando se trata de regular la temperatura en ciudades frías o durante largos períodos de invierno.

Lo más frecuente es que los usuarios prefieran los termostatos digitales, especialmente los que tienen WiFi y múltiples opciones de programación, ya que la diferencia de precio no es tan alta como para que valga la pena comprar uno analógico.

Las muchas opciones de programación que permiten escoger las temperaturas más adecuadas y variarlas dependiendo de las preferencias diarias, hacen que este sea uno de los dispositivos del hogar con mayor índice de satisfacción por parte de los compradores.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…